domingo, 4 de junio de 2017

CONTRIBUCIÓN DE LA FUERZA DE TRABAJO CALIFICADA AL CRECIMIENTO ECONÓMICO EN CUBA. PRINCIPALES DETERMINANTES (ICONTRIBUCIÓN DE LA FUERZA DE TRABAJO CALIFICADA AL CRECIMIENTO ECONÓMICO EN CUBA. PRINCIPALES DETERMINANTES (FINAL)

TESIS EN OPCIÓN AL GRADO CIENTÍFICO DE DOCTOR EN CIENCIAS ECONÓMICAS

Autora: MSc. Yordanka Cribeiro Díaz

Tutor: Dra. Vilma Hidalgo de los Santos

CONCLUSIONES


1.    A  partir  de  la  revisión  crítica  del  concepto  de  capital  humano  en  la  literatura económica, su no aplicabilidad para una economía en construcción del socialismo y el reconocimiento de la importancia de considerar los criterios de eficiencia social y económica, se propone la utilización del término “fuerza de trabajo calificada” para referirse a los conocimientos y habilidades que incrementan la capacidad productiva de la fuerza de trabajo.

2.    A  nivel  internacional existe  un  reconocimiento del  papel  de  la  educación  como condición necesaria para el crecimiento económico, pero los resultados empíricos al respecto no son concluyentes, lo que la mayor parte de la literatura atribuye a problemas  de  medición,  formas  y  técnicas  de  modelación  y  estimación, heterogeneidad en las muestras de países y presencia de observaciones atípicas. Sin embargo,  el  presente  estudio  sostiene  que  en  el  caso  de  Cuba,  las  causas fundamentales de una contribución decreciente al crecimiento se relacionan con elementos de carácter estructural, como la composición, asignación y rendimiento de la fuerza de trabajo calificada; no excluyendo la generalización de este resultado hacia países del Tercer Mundo.

3.    Los  resultados  de  las  diversas  aplicaciones  econométricas,  combinados  con  los ejercicios de contabilidad del crecimiento realizados para la economía cubana, corroboran que la contribución de la fuerza de trabajo calificada al crecimiento ha sido positiva y significativa en todo el período revolucionario. No obstante, hay una tendencia decreciente en los últimos períodos. En todos los casos se identifica al período 1976 1985 como el de mayor contribución, aunque se percibe una pequeña recuperación en los últimos años, fundamentalmente cuando se excluye la agricultura. Estos resultados son robustos a cambios en la medición de variables, inclusión de series  estadísticas  y  cambios  en  la  forma  de  modelación.  A  nivel  sectorial  se demuestra su heterogeneidad, aunque positivas y significativas en casi todas las ramas de actividad económica, las mayores contribuciones se producen en aquellas donde predominan mayores incentivos o niveles de dotación de recursos productivos.

4.    En el análisis de la composición de la fuerza de trabajo calificada, el énfasis no debe ubicarse en una u otra estructura respecto al tipo de calificación, sino en su correspondencia y dinámica bidireccional con la estructura productiva. En las condiciones actuales se percibe una desarticulación entre el entorno productivo, la estructura del empleo y la estructura de graduados, tanto por niveles educativos como por especialidades, expresadas fundamentalmente en: i) el incremento significativo en los niveles de calificación de la fuerza de trabajo en todas las ramas de actividad económica, que contrasta con una débil participación de las ramas de alta y media-alta intensidad tecnológica en la estructura productiva; ii) los períodos de mayor contribución de la fuerza de trabajo al crecimiento coinciden con un balance más adecuado entre técnicos medios y universitarios;  iii) se evidencia el deterioro en la formación de carreras técnicas (tanto a nivel superior como medio) en la estructura de graduados,  cuyo  impacto  en  ganancias  de  productividad  se  reconoce  mayor  vía creación de tecnología y nuevos bienes de capital, organización de la producción y sustitución de importaciones.

5.    Se demuestra la existencia de problemas de asignación de fuerza de trabajo calificada.

En  primer lugar, ello  se  expresa en  el  desarrollo de  un  fenómeno de  migración sectorial interna hacia ramas con menores requerimientos de calificación pero mayores niveles de remuneración u otros incentivos. Adicionalmente, existen problemas de no correspondencia entre la especialidad estudiada y los requerimientos de formación de la ocupación actual, reduciendo la eficacia del gasto en educación. De otro lado, existe una alta proporción de calificados dentro de la población inactiva con capacidad de trabajar  concentrados  en  las  edades  más  productivas.  Finalmente,  se  aprecian asimetrías significativas en materia de localización municipal de la fuerza de trabajo calificada (en cuanto a niveles y especialidades) y se considera elevada la proporción de calificados en la estructura de emigrados (preuniversitarios o universitarios), con un sesgo hacia la emigración de profesionales de ciencias técnicas, que implica importantes costos en materia de formación y de reemplazo, a la vez que agudiza los problemas de composición.

6.    Se validó la importancia de la complementariedad entre la fuerza de trabajo calificada, la dotación de factores y el entorno tecnológico. La dotación de capital por trabajador y la disponibilidad de insumos (gasto material) explican el crecimiento de la economía y la productividad del trabajo a nivel empresarial, así como sus diferencias sectoriales. No obstante lo anterior, se aprecia un retraso de la infraestructura productiva y tecnológica  a  nivel  global  y  empresarial,  baja  inversión  en  ciencia  y  técnica  y debilidad de los sistemas de innovación; lo cual puede incidir en la contribución insuficiente de la fuerza de trabajo calificada al crecimiento.

7.    El deterioro de la cultura productiva y la baja productividad del trabajo que coexisten en la economía cubana pueden ser asociados, en su mayoría, a las contradicciones del sistema  de  incentivos  en  el  modelo  económico.  Por  el  lado  de  los  ingresos,  se combinan el deterioro del salario real con la pérdida del papel del salario en la estructura de ingresos de las familias y la débil diferenciación salarial. Por el lado de los gastos, se aprecia un retraso en el diseño de los mecanismos de distribución y redistribución expresado en una garantía de niveles de consumo, con independencia de la condición social, laboral, de ingresos y de aporte a la sociedad del individuo. A lo anterior se adiciona la elevada seguridad en el empleo y los salarios y la debilidad de mecanismos concretos y expeditos para la penalización de conductas negativas, tanto individuales como institucionales.

8.    La combinación de las distorsiones en la composición, asignación y rendimiento de la fuerza de trabajo calificada explican su menor aprovechamiento efectivo en términos de crecimiento y sustentabilidad. Como resultado, se han generado importantes costos en materia de eficiencia económica que pueden sintetizarse en pérdidas potenciales de productividad e ineficacia del gasto en educación. Dentro del primer grupo se incluyen las pérdidas que derivan de una fuerza de trabajo calificada costosa, subutilizada y no complementada, los costos adicionales por reemplazo de fuerza de trabajo calificada y las pérdidas en materia de capacidad de innovación asociadas a la inactividad o la migración (sectorial, territorial y externa). Por la parte del gasto en educación, la sobrecalificación    o   no   correspondencia   de   la   formación   adquirida   con   los requerimientos  de  la  actividad  que  se  realiza,  suponen  gastos  innecesarios  en educación terciaria, continua e implican mayores gastos en recalificación laboral, reduciendo la eficacia en la asignación de estos recursos, con un elevado costo de oportunidad.

9.    Si  bien  pueden  existir  fallas  en  las  políticas  que  individualmente inciden  en  la composición, asignación y rendimiento de la fuerza de trabajo calificada, la potencial corrección de sus distorsiones exige el diseño de un sistema articulado de políticas públicas que integre de manera coordinada a las políticas educativa, de ciencia y técnica y productivas, en los marcos de un adecuado sistema de incentivos, avalado por el perfeccionamiento de la política laboral, salarial y social.

RECOMENDACIONES

1. Difundir los resultados obtenidos en esta investigación entre las instituciones relacionadas con las distorsiones identificadas y los responsables de la política económica, social y de ciencia y técnica.

2.  Incorporar otros determinantes de la contribución de la fuerza de trabajo calificada como la calidad en la formación superior y técnica y profesional. Diseñar variables que permitan cuantificarla y valorar su evolución. Lograr una aproximación igualmente a las implicaciones del diseño curricular y de los planes de estudio.

3.  Ampliar la muestra de trabajadores y empresas para una identificación más precisa de la magnitud de la no correspondencia entre el perfil de especialización y la ocupación laboral actual. Generalizar el estudio a otros sectores y provincias del país. Hacer estudios comparados que permitan verificar potenciales pérdidas de productividad entre empresas con diferencias en estos indicadores.

4.  Realizar estudios multidisciplinarios sobre la localización territorial de la fuerza de trabajo calificada. Replicar el análisis presentado en función de la estructura de graduados en cuanto a niveles y especialidades por provincias y municipios, sobre todo en función de la localización de la fuerza de trabajo calificada que pueda derivarse del Censo de Población y Viviendas a realizarse en septiembre de 2012.

5.  Perfeccionar el indicador de relación entre trabajadores directos e indirectos a la producción, para obtener una medida más correcta de esa distorsión para la economía cubana.

6.  Profundizar en las causas que explican las divergencias sectoriales en materia de impacto de las variables de incentivos y dotación en la productividad del trabajo.

7.  Avanzar   en   el   perfeccionamiento   de   los   indicadores   propuestos   para   la cuantificación de los costos de ineficiencia asociados a los problemas de composición, asignación y rendimiento, que puedan facilitar su futura cuantificación.


8.   Promover investigaciones multidisciplinarias sobre estos temas para perfeccionar el diseño de política asociado a la contribución de la fuerza de trabajo calificada al crecimiento.



BIBLIOGRAFÍA

1.      Acemoglu, D. (1996): “A microfoundation for social increasing returns in human capital accumulation. Quarterly Journal of Economics, 111, p. 779-804.
2.      Acemoglu, D. y Angrist, J. (2000): “How Large are Human Capital Externalities? Evidence from Compulsory Laws”. Journal of Economic Literature.
3.      Adams, J. (2006): The Contribution of Science and Technology to Production”. NBER Reporter: Research Summary. Winter. Fecha de consulta: 20/01/2011.
4.      Akerlof, G. A. (1984): Gift Exchange and Efficiency-Wage Theory: Four Views”. The

American Economic Review, Vol. 74 (2), p. 79-83.

5.      Akerlof, G., Rose, A. y Yellen, J. (1988); “Job Switching and Job Satisfaction in the US Labor Market”. Brookings Papers on Economic Activity, vol. 2, 495-594.
6.      Álvarez,  M.   L.   (2005):  “Historia  del   pensamiento  administrativo”.  Disponible  en http://www.books.com. Fecha de consulta: 29/04/2010.
7.      Assaad, R. (1994): "The effect of public sector hiring and compensation policies on the

Egyptian labor market," Background paper for the World Development Report 1995.

8.      Ávila, A. y Medina, A. (2002): “Evolución de la Teoría Administrativa. Una visión desde la psicología organizacional”. Revista Cubana de Psicología; 19 (3).
9.      Azariadis, C. y Drazen, A. (1990): Threshold externalities in Economic Development”, Quarterly Journal of Economics, 105(2), p. 501–526.
10.    Banco Mundial (1995): Higher education: the lessons of experience.” Washington D.C

11.    Banco Mundial (1999): “El conocimiento al servicio del desarrollo. Ediciones Mundi- Prensa. Madrid, España.
12.    Banco Mundial (2000): “La educación superior en los Países en desarrollo: Peligros y promesas.” Washington, DC: The Task Force on Higher Education and Society. ISBN: 956-
229-087-5. Disponible en www.tfhe.net/index.htm. Fecha de consulta: 20/07/2011.

13.    Banco Mundial (2002): “Constructing knowledge societies: new challenges for  tertiary education.” Washington, DC. Disponible en:  ww1.worldbank.org/education/tertiary/ documents/Constructing%20Knowledge%20Societies.pdf. Fecha de consulta: 20/07/2011.
14.    Banco Mundial (2005): “World Development Indicators”. Edicion electrónica. Creada por Development Data Group. Development Economics. The World Bank. Washington DC, Estados Unidos.
15.    Barceinas, F., Oliver, J., Raymond, J.L. y Roig, J.L. (2000): Rendimiento público de la educación y restricción presupuestaria”, Papeles de Economía Española, nº 86: 236- 248.

16.    Barro R. (1991): Economic Growth in a Cross Section of Countries”. Quarterly Journal of

Economics. 106(2). 407443.

17.    Barro, R. (1997): “Determinants of economic growth: a cross-country empirical study”. En

Lionel Robbins Lectures, MIT Press, Cambridge.

18.    Barro R. (2001): “Human Capital and Growth”. American Economic Review, 91(2), p. 12

17.

19.    Barro  R.  y  J-W.  Lee  (1993):  “International Comparisons of  Educational Attainment.

Journal of Monetary Economics. 32 (3). 363–394.

20.    Barro R. y J-W. Lee (1996): “International Measures of Schooling Years and Schooling

Quality”. American Economic Review. 86(2). 218223.

21.    Barro R. y J-W. Lee (2001): “International Data on Educational Attainment: Updates and

Implication”. Oxford Economic Papers. 53. 541563.

22.    Barron, J. M., Black, D. A. y Loewenstein, M. a. (1989): “Job Matching and On-the-Job

Training”. Journal of Labor Economics, Vol. 7, No. 1, pp. 1-19.

23.    Bassanini, A. y Scarpetta, S. (2001): “Does Human Capital Matter for Growth in OECD Countries? Evidence from Pooled Mean-Group Estimates.” Economics Department Working Papers, no. 282, OECD, Junio.
24.    Baumol, W. J. (1990): Productive, Unproductive, and Destructive”. The Journal of Political

Economy, Vol. 98, No. 5, Parte 1, pp. 893-921.

25.    Baumol, W. J.; Batey, S. A. y Wolf, E. (1989): “Productivity and American Leadership: the

Long View”, MIT Press, Cambridge.

26.    Beach, Ch. M., Boadway, W. y Bruce, N. (1988): “Taxation and Savings in Canada, Economic Council of Canada Technical Paper.
27.    Becker, G. S. (1962): “Investment in Human Capital: A Theoretical Analysis”. Journal of

Political Economy, vol. 70(5, Part 2, Supplement), pp. 9-49.

28.    Becker, G. S. (1964): Human Capital: A Theoretical and Empirical Analysis, With Special Reference to Education, National Bureau of Economic Research, 3era Edición, New York. ISBN: 0-226-04119-0.
29.    Becker, G. S. y Murphy, K. M. (1992): “The division of labor, coordination costs, and knowledge”. The Quarterly Journal of Economics, Vol. 107, No. 4, pp. 1137-1160.
30.    Benavides,  O.  (2004):  “La  innovación  tecnológica  desde  una  perspectiva  evolutiva.”

Cuadernos de Economía, Vol. 23, No. 41, Bogotá, p. 49 70.

31.    Benhabib J. y Spiegel, M. (1992): “The Role of Human Capital and Political Instability in

Economic Development”. C. V. Starr Centre. RR 92-24.

32.    Benhabib J. y Spiegel, M. (1994): “The Role of Human Capital in Economic Development: Evidence from Aggregate Cross-Country and Regional U.S. Data”. Journal of Monetary Economics. 34. 143–173.
33.    Benhabib J. y Spiegel, M. (2002): “Human Capital and Technology Difusion”. FRBSF Working Paper #2003-02.
34.    Bertocchi, G. y Spagat, M. (2004): “The evolution of modern educational systems Technical vs. general education, distributional conflict, and growth”. Journal of Development Economics 73, p. 559 582.
35.    Bester, H. y Petrakis, E. (2003): “Wages and productivity growth in a competitive industry.

Journal of Economic Theory, 109, p. 52–69.

36.    Bils, M. y Kelnow, P. (2000): “Does Schooling Cause Growth?” American Economic

Review, December, 90 (5): 1160-1183.

37.    Blöndal, S. (2002): “Investment in human capital through post-compulsory education: The impact of government financing”. Meeting of National Economic Research Organisations. OECD Headquarters, Paris, 1 de Julio.
38.    Bloom, D., Canning, D. y Chan, K. (2006): “Higher Education and Economic Development in Africa.” Banco Mundial, Human Development Sector, Africa Region, febrero.
39.    Bresnahan, T. F., Bryniolfsson, E. y Hitt, L. M. (2002): “Information technology, workplace organization, and the demand for skilled labor: firm-level evidence”. The Quarterly Journal of Economics. Febrero, p. 339 – 376.
40.    Brezis  E.  S,  Krugman  P.  R.  and  Tsiddon  D.  (1993):  “Leapfrogging  in  international competition: a theory of cycles in national technological leadership. American Economic Review 83, pp. 121119.
41.    Broadberry S. De Jong H (2000): “Technology and productivity in a historical perspective: Introduction. European Review of Economic History, 4, 115 119.
42.    Brundenius, C. (2000): “The role of human capital in Cuban economic development, 1959-

1999. CDR Working Paper 00.8, Copenhagen. ISSN 0904-4701.

43.    Brynjolfsson, E. y  Hitt, L. M. (2000): “Beyond Computation: Information Technology, Organizational Transformation and Business Performance. The Journal of Economic Perspectives, Vol. 14 (4), pp. 23-48.
44.    Bronchi,  C.  (2003):  The  effectiveness  of  public  expenditure  in  Portugal”.  OECD, Economics Department Working Papers No. 349. ECO/WKP (2003) 3.
45.    Büchel, F. (2002): The effects of overeducation on productivity in Germany the firms’

viewpoint”. Economics of Education Review 21, p. 263–275.

46.    Capocasale A. (2000): “Capital humano y educación”. Nueva Sociedad. 165. 73–84.

47.    Casaña, A. (2002): “Una contribución al examen de la emigración de profesionales cubanos desde la perspectiva del país de origen”. Centro de documentación del Centro de Estudios de Migraciones Internacionales, Universidad de la Habana.
48.    Caselli, F.; Esquivel, G. y Lefort, F. (1996): “Reopening the convergence debate: a new look at cross-country growth empirics”, Journal of Economic Growth, vol. 1(3), p. 363-389.
49.    Castillo, C. A. y Terrén, E. (1994): De la cualificación a la competencia: elementos para una reconstrucción epistemológica. Cuadernos de Relaciones Laborales, No 4. Editorial Complutense. Madrid.
50.    CEPAL         (2002):        “Globalización       y        Desarrollo.”        Disponible        en:

http://www.revistainterforum.com/espanol. Fecha de consulta: 02/02/2011.

51.    CEPAL (2009): “La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe” Documento informativo.
52.    CEPAL (2010): “Sistema de Información Estadístico de TIC´s”

53.    Cohen D. y M. Soto (2001): “Growth and Human Capital: Good Data, Good Results.

OECD Technical Papers 179. OECD Development Centre.

54.    Conrad, D. (2007): Education and economic growth: Is there a link?” MPRA Paper No.

18176.   Disponible   en    http://mpra.ub.uni-muenchen.de/18176/.             Fecha   de        consulta:

19/01/2011.

55.    Clavijo, S. (2003): “Crecimiento, productividad y la nueva economía. Implicaciones para

Colombia.”. En  http://www.banrep.gov. Fecha de consulta: 13/01/2010.

56.    Cribeiro, Y. (2008): “Capital público y productividad privada en América Latina”. Tesis en opción al grado científico de Máster en Economía. Facultad de Economía. Universidad de la Habana.
57.    Cribeiro, Y. (2009): “Contribución de la fuerza de trabajo calificada al crecimiento en Cuba” en CD de la Research Conference Manual of Internacional Summer School in Economics and Management. ISSEM, 2009.
58.    Cribeiro, Y. (2010): “Aproximación al problema del rendimiento de la fuerza de trabajo calificada en Cuba.” En CD de la Research Conference Manual of the Internacional Summer School in Economics and Managemente. ISSEM, 2010.
59.    Cribeiro, Y. (2011): “Aproximación a la relación entre incentivos y productividad en Cuba” en CD de Seminario Científico por el 48 Aniversario de los estudios de Economía de la Universidad de la Habana.

60.    Cribeiro, Y. y Galtés, I. (2010): “El dilema de la contribución de la fuerza de trabajo calificada al crecimiento en Cuba”. En CD del Evento por el 47 Aniversario de los Estudios Económicos de la Universidad de la Habana, La Habana, 2010.
61.    Cribeiro, Y. y Galtés, I. (2010): “Modelos de impacto de la fuerza de trabajo calificada al crecimiento en Cuba”. En documentos de trabajo del seminario sobre Estrategias de Desarrollo del DECON, Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de la República. Uruguay.
62.    De Ferranti,   J. (2003). Los rendimientos económicos del capital humano.” Instituto de Análisis Ecomico (CSIC). Madrid, España. Disponible en:  http://navactiva.com. Fecha de consulta: 10/09/2009.
63.    De la Fuente, A. (2003a): “Convergence equations and income dynamics: The sources of

OECD Convergence, 1970-95”, Economica, vol. 70, nº 280, pp. 655-671.

64.    De la Fuente, A. (2003b): “Human capital and growth in a global and knowledge-based economy. Part II: Country analysis”, Report for the European Commission, DG for Employment and Social Affairs.
65.    De La Fuente A. (2004): “Educación y crecimiento: un panorama. Revista Asturiana de

Economía. 31. 7–49.

66.    De La Fuente, A. (2008): “Inversión en TICs y productividad: un breve panorama y una primera aproximación al caso de las regiones españolas.”. Instituto de Análisis Económico de España. Disponible en http://www.uab.cat. Fecha de consulta: 13/01/2010.
67.    De la Fuente, A. y Domenech, R. (2000): “Human capital in growth regressions: How much difference does data quality make?” Economic Department WP 262, OECD.
68.    De la Fuente, A. y Domenech, R. (2001): “Schooling Data, Technological Difussion, and the

Neoclassical Model”. AEA Papers and Proceedings, 91(2), p. 323–327.

69.    De la Fuente A. y Domenech R. (2002): “Human capital in growth regressions: How much difference does data quality make?” Discussion Paper 3587. Centre for Economic Policy Research.
70.    De la Fuente, A. y Domenech, R. (2005): “Capital humano y crecimiento: Un panorama de la evidencia empírica y algunos resultados para la OCDE”. Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas.
71.    De la Fuente, A., Domenech, R. y Jimeno, J.F. (2003): Human capital as a factor of growth and employment at the regional level. The case of Spain, European Comission, DG Employment and Social Affairs.
72.    De la Rica S. y A. Iza (1999): “Capital humano, productividad y crecimiento: teorías y contrastes. Revista Ekonomiaz. 45. 266–281.
73.    De León (2010): Panorama de la banda ancha en América Latina, 2010. Documento de proyecto. CEPAL.
74.    Denison  E.  (1964):  Measuring  the  Contribution  of  Education  (and  the  Residual)  to

Economic Growth”. The Residual Factor and Economic Growth. OECD.

75.    Destinobles, A. G. (2006): “El capital humano en las teorías del crecimiento económico” Edición  electrónica.  Texto  completo  en  www.eumed.net/libros/2006a/agd/.  Fecha  de consulta: 24/02/2010.
76.    Dessus, S. (1999): “Human capital and growth: the recovered role of educational systems”,

Mimeo, World Bank.

77.    Didriksson, A. (2008): Contexto global y regional de la educación superior en América Latina y el Caribe,” en Tendencias de la Educación Superior en América Latina y el Caribe, Ed.        Ana   Lúcia   Gazzola    Axel   Didriksson,   IESALC-UNESCO.   Disponible   en www.iesalc.unesco.org.ve. Fecha de consulta: 28/09/2011.
78.    Doimeadios,  Y.  y  Odriozola,  S.  (2005):  “El  crecimiento  económico  en  Cuba:  un acercamiento  al  análisis  de  la  productividad  de  los  factores”,  Publicado  en  CD  43
Aniversario de los Estudios Económicos, Facultad de Economía. Universidad de La Habana.

79.    Doimeadios, Y. (2006): “El crecimiento económico en Cuba: Estimación de una función de producción”, Trabajo de Investigación para la Suficiencia Investigadora, Programa de Doctorado en Economía, Universidad de Oviedo, Universidad de la Habana y Universidad Central de Las Villas.
80.    Doimeadios, Y. (2006a): “El crecimiento económico en Cuba: Estimación de una función de producción” Publicado en CD 44 Aniversario de los Estudios Económicos.   Facultad de Economía. Universidad de La Habana.
81.    Doimeadios, Y. (2007): “Crecimiento económico en Cuba: Un análisis desde la PTF, Tesis en opción al grado científico de Dr. en Ciencias Económicas. Universidad de la Habana, Cuba.
82.    Doimeadiós,   Y.    nchez,   A.   (2011):   “La   eficiencia   com determinante   de   la productividad: Un análisis para empresas de Ciudad de la Habana.” En CD del Seminario por el 48 Aniversario de los Estudios de Economía en la Universidad de la Habana. Facultad de Economía, marzo.
83.    Doms, M., Dunne, T. y Troske, K.R. (1997): “Workers, wages and technology”, Quarterly

Journal of Economics, 112, p. 253–290.

84.    Edquist, Ch. (2001): “The Systems of Innovations Approach and Innovation Policy. An account of the state of art. Presentación en DRUID Conference, Alborg. Dinamarca, junio
12-15.

85.    ERT (2008): “How to harness the potential of Mathematics, Science and technology to drive innovation and competitiveness in Europe”. En “Inspiring the next generacion” Executive summary. Noviembre.
86.    Escardíbul, E. y Oroval, J. O. (1998): “Aproximaciones a la relación entre educación y crecimiento económico: revisión y  estado actual de  la  cuestión.” Revista de  Hacienda Pública Española (número extra), p. 49-60.
87.    Elías S. y M. del R. Fernández (2001): “Algunas implicancias de la calidad educativa en el crecimiento de América Latina. Departamento de Economía, Universidad Nacional del Sur. Argentina.
88.    Fernández de Bulnes, C. (2005): El capital humano en Cuba: realidad y alternativas”.

Instituto Nacional de Investigaciones Económicas. La Habana, Cuba.

89.    Fernández de Bulnes, C. (2007): “Cuba: Nuevo patrón de especialización liderado por los servicios intensivos en  conocimiento”. Ponencia presentada en  el  Evento sobre Globalización y Problemas del Desarrollo, Ciudad de la Habana, Cuba.
90.    Fernández de Bulnes, C. (2007a): Fuerza de trabajo calificada en Cuba: Circunscripción y convergencia”. Instituto Nacional de Investigaciones Económicas, La Habana, Cuba.
91.    Figueroa V. y otros (1991): “El surgimiento de las relaciones socialistas de producción y la heterogeneidad económica y social en la construcción del socialismo”. En Colectivo de Autores  (1991):  Lecciones  de  Economía  Política  de  la  Construcción  del  Socialismo. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, Cuba.
92.    Fleisher, B. M. y Wang, X. (2001): Efficiency Wages and Work Incentives in Urban and

Rural China. Journal of Comparative Economics 29, 645662.

93.    Fuentes,  R.  y  Vatter,  J.  (1991):  Los  efectos  de  la  inversión  en  capital  humano  e investigación y desarrollo en el crecimiento económico. Un análisis comparativo.” Revista de Estudios Públicos, No. 44, Chile.
94.    Galtés,  I.  (2009):  Contribución  de  la  fuerza  de  trabajo  cualificada  al  crecimiento económico en Cuba (1961 - 2006) Tesis en opción al grado científico de Máster en Economía. Facultad de Economía. Universidad de la Habana.
95.    Gelb, A., Knight, J.K. y Sabot, R. H. (1991): "Public sector employment, rent seeking, and economic growth," Economic Journal, 101, Septiembre, p. 1186-1199.

96.    Gielen, A.C., Kerkhofs, M. y Van Ours, J. C. (2006): “Performance Related Pay and Labor

Productivity”. IZA Discussion Paper No. 2211, Julio.

97.    Giménez, G. (2003): “Concepto y medición del capital humano e interrelación con los factores del crecimiento”. Tesis doctoral. Departamento de Estructura e Historia Económica y Economía Pública. Universidad de Zaragoza.
98.    Giménez, G. (2005): “La dotación de capital humano de América Latina y el Caribe”.

Revista de la CEPAL. 86. 103122.

99.    Giménez G. y Simón, B. (2004): “Comparación entre indicadores de capital humano en un modelo de crecimiento económico. Revista Ekonomiaz. 57. 296323.
100.  Goldin, C. y Katz, L. (1998): "The Origins of Technology-Skill Complementarity," Quarterly

Journal of Economics, Vol. 113, p. 693-732.

101.  González, A. (1997): “Los Retos del Modelo Económico” Revista Temas, No. 11.

102.  González L. (2003): “Estímulos morales y materiales: aportes para su estudio. Ministerio de Economía y Planificación. Ciudad de la Habana.
103.  González, C. E. (2008): Los salarios de eficiencia, una vía para accionar positivamente sobre la productividad del trabajo en Cuba, Tesis en opción al Grado de Master en Economía, Universidad de La Habana, Cuba.
104.  González,  A.,  Martínez,  R.  e  Hidalgo,  V.  (1989):  “Utilización  de  las  funciones  de

producción macroeconómicas para el análisis de la eficiencia factorial”. INIE folleto.

105.  Greenwald, B.C. (1986): “Adverse Selection in the Labour Market”. Review of Economics

Studies, vol. 53, p. 325-347, marzo.

106.  Hanushek, E. y Kimko, D. (2000): “Schooling, Labor-Force Quality, and the Growth of

Nations”, American Economic Review, 90(5), p. 1184–1208.

107.  Hartog, J. y Oosterbeek, H. (1988): Education, Allocation and Earnings in the Netherlands: Overschooling?” Economics of Education Review. Vol. 7. No. 2. p. 185- 193
108.  Hartog, J. (2000): Over-education and earnings: where are we, where should we go?”

Economics of Education Review, 19 (2), p. 131148.

109. Hellriegel,    D.    y    Jackson,    S.    (2006):    “Administration” Disponible    en www.books.google.com Fecha de consulta: 29/04/2010.
110.  Herrera, S. y Pang, G. (2005): “How efficient is public spending in education”, Ensayos sobre Política Económica, No. 51, Edición Especial Educación, 136 201.
111.  Hidalgo, V. (2008): De la dolarización a la unificación monetaria en Cuba. Revista

Economía y Desarrollo, No.1. Vol. 143.

112.  Hidalgo, V. y Gancedo, N. (1998): “Reforma del Estado y equidad: la experiencia cubana de los noventa”. Revista Economía y Desarrollo, No 1.
113.  IDIES (2008): “Los Dos Mitos de la Propuesta del Salario por Productividad. Notas sobre

Política, No. 1, septiembre.

114.  Iyigun, M. y Owen, A. L. (1999): “Entrepreneurs, Professionals, and Growth”. Journal of

Economic Growth, 4: 213–232

115.  Jiang, N. y Zhao, R. (2003): Human Capital Allocation and Policy Intervention when there is Externality in Cities”
116.  Jorgenson D. W. y Fraumeni, B. M. (1989): The accumulation of human and non-human capital 1948-1984. En Lipsey R.E. y Tice H.S. (editores): The Measurement of Savings, Investment and Wealth. Universidad de Chicago Press. Chicago, Estados Unidos.
117.  Jovanovic, B. (1979a): "Job Matching and the Theory of Turnover." Journal of Political

Economy 87, p. 972-990.

118.  Jovanovic, B. (1979b): "Firm-specific Capital and Turnover." Journal of Political Economy

87, p. 1246-1260.

119.  Jovanovic,  B.  (1984):  "Matching,  Turnover,  and  Unemployment."  Journal  of  Political

Economy 92, p. 108-122.

120.  Krueger A. y Lindahl, M. (2001): “Education for Growth: Why and For Whom?” Journal of

Economic Literature. 39. 11011136.

121.  Kyriacou G. (1991): “Level and growth effects of human capital. Working Paper 91–26.

C.V. Starr Centre.

122.  Landau, D. (1986): “Government and Economic Growth in the Less Developed Countries: an Empirical Study for 1960-80, Economic Development and Cultural Change, vol. 35, octubre, pp. 35-75.
123.  Laroche, M., Merette, M. y Ruggeri, G. C. (1999): “On the concept and dimensions of human capital in a knowledge-based economy context”. Canadian Public Policy, 25(1), p. 87
100.

124.  Lazear, E. (2000): “Performance Pay and Productivity.” American Economic Review, Vol.

90, p. 1346–1361.

125.  Lazear,  E.P.  (2004):  “Output-Based  Pay:  Incentives,  Retention  or  Sorting”,  en  S.W.

Polachek (ed.), Research in Labor Economics, JAI Press, Stanford, 1-25.

126.  Le, T.; Gibson, J. y Oxley, L. (2005): “Measures of Human Capital: A Review of the

Literature. NZ Treasury. Working Paper 05/10. New Zeland.

127.  Lehr, W. y Lichtenberg, F.R. (1998): "Comptuter Use and Productivity Growth in Federal

Government Agencies 1987-92." Journal of Industrial Economics. 46(2), pp. 257-79.

128.  Lema, F. (2007): “Migraciones calificadas y desarrollo sustentable en América Latina.

Educación Superior y Sociedad. Nueva Época, Vol. 1, No. 1. Agosto.

129. Linares, M. A. (2009): “La migración externa de profesionales en la Universidad de la Habana. Tesis presentada en opción al grado científico de Máster en Migraciones Internacionales. Centro de Estudios de Migraciones Internacionales, Universidad de la Habana.
130.  Loening, J. (2005): “Effects of Primary, Secondary, and Tertiary Education on Economic

Growth: Evidence from Guatemala”. World Bank Policy Research Working Paper 3610.

131.  Lucas  R  (1988):  “On  the  Mecanics  of  Economic  Development. Journal  of  Monetary

Economics. 22. 342.

132. Lundvall, B.A.; Johnson, B., Andersen, E.S. y Dalum, B. (2001): “National Systems of Production, Innovation and Competence Building.” Presentación en DRUID Conference, Aalborg, Dinamarca, junio 12-15.
133.  Lundvall, B. A. (2002): “Estados Nación, capital social y desarrollo económico.   Un enfoque sistémico de la creación de conocimiento y el aprendizaje en la economía global.Sección Especial: Hacia una economía del conocimiento. Revista de Economía Mundial, No.
7, p. 6990.

134.  Malerba, F. (2005): “Sectoral systems of innovation: a framework for linking innovation to the knowledge base, structure and dynamics of sectors.” Economics of Innovation and New Technology 14(1-2), p. 63-82.
135.  Mankiw N., Romer, D. y Weil, D. (1992): “A contribution to the empirics of economic

growth”. Quarterly Journal of Economics. 107(2). 407–437.

136.  Mankiw, N. (2004): “Principios de la Economía”. Traducción de Esther Tabasco Espáriz.

Tercera edición. Madrid, España, editorial McGraw-Hill, 535pp.

137. Martínez, J. (2006): “El papel del capital humano en la distribución del ingreso" en Contribuciones a la Economía, abril. Texto completo en  http://www.eumed.net/ce/. Fecha de consulta: 10/11/2009.
138.  Martinto,  M.  (2010):  Análisis  del  papel  de  la  motivación  laboral  y  las  condiciones materiales como soportes de la fuerza de trabajo calificada en Cuba (1981-2006)” Tesis de Diploma. Facultad de Economía. UH.
139.  McCall, B. P. (1990): “Occupational Matching: A Test of Sorts. The Journal of Political

Economy, Vol. 98 (1), p. 45-69.

140.  McGoldrick, K. M., y J. Robst. (1996). “Gender Differences in Overeducation: A Test of the Theory of Differential Overqualification.” American Economic Review, Papers and Proceedings, p. 280–284.
141.  McMahon,  W.  (2002):  Education  and  Development:  Measuring  the  Social  Benefits.”

Oxford: Oxford University Press.

142.  Mendoza Y. y Álvarez, P. (2002): “El crecimiento económico y la inversión en Cuba, Cuba: Investigación Económica, No. 4, octubre diciembre.
143.  Mendoza Y. (2004): ¿Ha sido importante el capital humano en el crecimiento económico de Cuba?”, Instituto de Investigaciones Económicas. Cuba.
144.  Mincer, J. (1974): Schooling, Experience and Earnings, Columbia University Press, NY.

145.  Mmuneas, T.; Savvides, A. y Stengos, T. (2001): “Economic Development and the Return to Human Capital: An Approach based on a Smooth Coefficient Semiparametric Model. Journal of Economic Literature, noviembre.
146. Moreno-Brid, J. C. y Ruiz-Nápoles, P. (2009): “La educación superior y el desarrollo económico en América Latina.Serie Estudios y Perspectivas 106. CEPAL, enero.
147. Moretti, A. (2004): “La educación como factor estratégico de competitividad de una economía.” Estudios de economía aplicada. Vol. 3 (2).
148.  Mulligan C. B. y Sala-i-Martin, X. (1997): “A labor income-based measure of the value of human capital: An application to the states of the United States”. Japan and the World Economy”. 9(2).159–191.
149.  Munster B. (2003): “La tecnología: mito y realidad. Ponencia presentada en la Conferencia

Internacional Marx y los desafíos del siglo XXI. 5–8 de mayo. La Habana, Cuba.

150. Murillo, I. P. y Pedraja, F. (2007): “La educación superior: ¿Un gasto o una inversión rentable para el sector público?, Fundación de las Cajas de Ahorros, Serie Documentos de Trabajo, No. 357. Universidad de Extremadura, España.
151.  Murphy, K. M., Shleifer, A. y Vishny, R. W. (1990): “The allocation of talent: Implications for growth”. NBER Working Papers Series, No. 3530.
152.  Nehru V., Swanson, E. y Dubey, A. (1995): “A New Database on Human Capital Stocks in Developing and Industrial Countries: Sources Methodology and Results”. Journal of Development Economics. 46(2). 379401.
153.  Nelson  R.  y  Phelps,  E.  (1966): “Investment in  Humans, Technological Difussion, and

Economic Growth”. American Economic Review. 56. 6975.

154.  NISER (2004): “Effectiveness of public expenditure in Nigeria”. Nigerian Institute of Social and Economic Research. EC-EMCAP/NISER. Ibadan, Nigeria.
155.  Nonneman, W. y Vanhoudt, P. (1996): “A further augmentation of the Solow model and the empirics of economic growth for OECD countries, Quarterly Journal of Economics, vol.
111 (3), agosto, pp. 943-953.

156.  OECD (1999): “Human Capital Investment. An International Comparison. París, Francia.

157.  OECD (2004): “Developing highly skilled workers: Review of Canada. www.oecd.org.

Fecha de consulta: 23/09/2010.

158.  OECD (2009): “Economic, Environmental and Social Statistics” OECD Factbook. ISBN

92-64-05604-1.

159.  Odriozola, S. (2006): “El capital humano en América Latina. Su contribución al crecimiento económico entre 1980 y 2000”. Tesis en Opción al Grado Científico de Master en Ciencias Económicas. Maestría en Economía Internacional. Centro de Investigaciones de la Economía Internacional. Universidad de la Habana. La Habana, Cuba
160.  Odriozola, S. (2007): “Hacia una nueva concepción del llamado capital humano en Cuba.

Tesis  en  Opción  al  Grado  Científico  de  Doctor  en  Ciencias  Económicas. Facultad  de

Economía. Universidad de la Habana.

161.  Odriozola, S. y Herrera, R. (2011): Un análisis empírico para Cuba de la relación capital humano - crecimiento”. En CD del Seminario por el 48 Aniversario de los Estudios de Economía en la Universidad de la Habana. Facultad de Economía, marzo.
162. ONE (2008): “El estado actual y perspectivo de la población cubana: Un reto para el desarrollo territorial sostenible”. Informe resumen de proyecto de investigación, diciembre.
163.  ONE (varios años): “Anuario Estadístico de Cuba. La Habana, Cuba.

164.  Oroval, E. (1995): “Educación y competitividad. Estudios de economía aplicada. Vol. 1 (3). Red de revistas científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal.
165.  Ozturk,  I.  (2001):  “The  role  of  education  in  economic  development:  a  theoretical perspective”. MPRA Paper No. 9023.
166.  Paarsch,  H.J.  y  Shearer,  B.  (2000):  “Piece  rates,  fixed  wages,  and  incentive  effects: Statistical evidence from payroll records”. International Economic Review, 41(1), 59-92.
167.  Pacheco E. y R. Saldanha (2000): “Críticas à teoria do capital humano (uma contribuição à análise de políticas públicas em educação). Revista de Educação Pública. 15. Brasil. Disponible en:  http://www.ufmt.br/revista/arquivo/rev15/AlmeidaPereira.html. Fecha de consulta: 12/12/2009.
168.  Pardo, O. (2006): “Acumulación de capital humano y  gasto público en educación: un modelo de generaciones traslapadas para Colombia”. Ensayos sobre Política Económica (ESPE), No. 52, p. 12 47.

169.  Patron, R. y Vaillant, M. (2011): Public expenditure on education and skill formation: Is there a simple rule to maximize skills?” DECON, Documento de trabajo No. 06/11. ISSN
0797-7484.

170.  PCC (2011): “Lineamientos para la política económica y social”. Cuba.

171.  Pellegrino, A. (2008): La migración calificada en América Latina”. Foreign Affairs En

Español, Abril-Junio.

172.  Pérez, V. (2010): “Transformaciones de la fuerza de trabajo calificada en Cuba ante la crisis global, manuscrito preparado para presentar en el Congreso 2010 de la Asociación de Estudios Latinoamericanos, Toronto, Canadá, del 6 al 9 de octubre de 2010"
173. Petrakis, P.E. y Stamatakis, D. (2002): “Growth and educational levels: a comparative analysis. Economics of Education Review 21, p. 513–521.
174.  Pino, L. y Quevedo, V. N. (2009): “Introducción a la innovación. El Sistema Cubano de Ciencia e Innovación Tecnológica en Curso Conocimiento e Innovación para el Desarrollo. Universidad para todos. ISBN: 978-959-270-143-4.
175.  Pissarides, C. A. y Véganzonès –Varoudakis, M. A. (2005): “Labor markets and economic growth in the MENA region”. thematic paper for the MENA region, World Bank, Enero.
176.  Plaza, A. (2006): “Salarios, productividad y mercado de trabajo: algunas propuestas para el caso español”. Revista Contribuciones a la Economía. ISSN 1696 8360.
177.  PNUD   (2009):   “Superando  barreras:  movilidad   y   desarrollo   humano”.   Human

Development Report.

178.  Pons, S. (2009): “El capital humano en Cuba. Mediciones alternativas”. Jornada Juvenil del

INIE.

179.  Pons, S. (2011): Estimación de una función de producción translog. Caso Cuba” En CD del Seminario por el 48 Aniversario de los Estudios de Economía en la Universidad de la Habana. Facultad de Economía, marzo.
180.  Pritchett, L. (1996): “Where has all the education gone?”  World Bank, Policy Research

Working Paper No. 1581.

181.  Pritchett, L. (2001): Where has all the Education Gone?” World Bank Economic Review,

15 (3), 367-391.

182.  Psacharapoulos G. y Arriagada, A. (1986): “The Educational Composition of the Labour

Force: An International Comparison”. International Labour Review. 125(5). 561–574.

183.  Ramos, G. y Triana, M. (2007): “Escuela de relaciones humanas y su aplicación en una empresa de telecomunicaciones”. Revista Scientia et Técnica, mayo, vol XIII, No. 034, Universidad tecnológica de Pereira, p. 309-314.

184.  Raymond J. L. y J. Roig (2006): “La dotación de capital humano en la economía española.

Ponencia presentada en el IX Encuentro de Economía Aplicada. 8–10 junio. Jaén, España.

185.  R.  Dias,  M.A.  (2010):  “¿Quién  creó  este  monstruo?  Educación  y  globalización:  sus relaciones con la sociedad”. RIES, Universia, No. 2, Vol. 1, p. 3 19.
186.  Robst, J.  (1995): “Career mobility, job  match, and  overeducation. Eastern Economic

Journal, Vol. 21 (4), p. 539 – 550.

187.  Rodrigues, M. A. (2004): Dez anos de antagonismo nas políticas sobre ensino superior em nível intenacional.” Educ. Soc., Campinas, vol. 25, n. 88, p. 893-914, Especial - Out.
188.  Romer P. (1989): “Human Capital and Growth: Theory and Evidence. Working Paper

3173. National Bureau of Economic Research.

189.  Romero, I. y Solís, M. (2005): “Técnicas estadísticas multivariadas aplicadas a la gestión de la calidad en los servicios”. Documento de trabajo. Facultad de Economía, Universidad de La Habana.
190. Ruggeri, G. C. y Yu, W. (2000): “On the dimensions of human capital: An analytical framework. Atlantic Canada Economics Association Papers, 29, p. 89 – 102.
191.  Sánchez, M. P. y Estrada, S. (2001): Sistema nacional de innovación.” En Economía y política del cambio tecnológico. Efectos en el crecimiento y desarrollo. Doctorado Interuniversitario en Economía y Gestión de la Innovación y Política Tecnológica. Universidad Autónoma de Madrid, julio.
192. Selva C. y Cantero, J. (1996): Aportaciones recientes a la relación capital humano- crecimiento económico”. Ponencia presentada en el I Congreso de Ciencia Regional de Andalucía.     Disponible       en:       www2.uca.es/escuela/emp_je/investigacion/congreso/ mbc015.pdf. Fecha de consulta: 26/03/2009.
193.  Sequeira, T. N. (2007): “Human capital composition, growth and development: An RyD

growth model versus data”. Empirical Economics, 32, 41 65.

194.  Serrano, L. (1998): “Capital humano y crecimiento económico.” Instituto Valenciano de

Investigaciones Económicas.

195.  Serrano L. y J. M. Pastor (2002): “El valor económico del capital humano en España”. CD Capital humano y actividad económica. Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. Fundación BANCAJA. Valencia, España.
196.  Shapiro, C. y Stiglitz, J. (1984): “Equilibrium unemployment as a worker discipline device.

The American Economic Review, Vol. 74, No. 3.

197.  Sicherman, N. y Galor, O. (1990): “A Theory of Career Mobility. The Journal of Political

Economy, Vol. 98 (1), p. 169-192.



198.  Sicherman,  N.  (1991):  “"Overeducation"  in  the  Labor  Market”.  Journal  of  Labor

Economics, Vol. 9 (2), p. 101-122.

199.  Solimano, A. y Soto, R. (2005). “Economic growth in Latin America in the late 20th century: evidence and interpretation”. CEPAL: Economic Development Division. Santiago, Chile. Febrero.
200.  Stiglitz, J. (1976): The Efficiency Wage Hypothesis, Surplus Labour, and the Distribution of Income in L.D.C.s. Oxford Economic Papers, New Series, Vol. 28, No. 2, pp. 185-207.
201.  Schultz, T. (1961): “Investment in Human Capital”, American Economic Review, 51(1), 1-

17.

202.  Temple, J. (1998): “Equipment investment and the Solow model”, Oxford Economic Papers,

50(1), 39-62.

203.  Temple, J. (1999): The new growth evidence”, Journal of Economic Literature, 37(1), 112-

156.

204.  Temple, J. (2001): “Growth effects of education and social capital in the OECD countries”.

OECD Economic Studies No. 33 (2).

205.  Topel, R. (1984): “Equilibrium Earnings, Turnover and Unemployment: New Evidence”.

Journal of Labor Economics, (2) p. 300 322.

206.  Topel, R. H. y Ward, M. P. (1992): “Job Mobility and the Careers of Young Men”. The

Quarterly Journal of Economics, Vol. 107, No. p. 439 -479.

207.  Torres, R. (2007): “Cambio estructural y crecimiento económico en Cuba: un enfoque a partir del uso de los factores productivos. Tesis en opción al grado científico de Máster en Economía. Facultad de Economía. Universidad de la Habana.
208.  Travieso F.  (2007): “A propósito de un  nombre: fuerza de  trabajo; personal; recurso humano; o capital humano”. Ponencia presentada en el Seminario de Intercambio Científico Talento  y  Capital  Humano.  Empresa  de  Gestión  del  Conocimiento  y  la  Tecnología (GECYT). 18 de mayo. La Habana, Cuba.
209.  Tsang, M. C. y Levin, H. M. (1985): “The economics of overeducation.” Economics of

Education Review, 4 (2), p. 93104.

210.  UNESCO (1995): Policy paper for change and development in higher education.” Paris.

Disponible   en    www.unesdoc.unesco.org/images/0009/000989/098992e.pdf.          Fecha          de consulta: 20/07/2011.
211.  Van Reenen, J. y Sadun, R.   (2005): “Information Technology and Productivity: It ain´t what  you  do,  Is  the  way  that  you  do  it”  en  http://www.lse.ac.uk. Fecha  de  consulta
22/02/2010



212.  Vasudeva,  N.R.  y  Chien,  I.S.  (1997):  “The  empirics  of  economic  growth  for  OECD

countries: some new findings”, Economics Letters, vol. 55 (3), septiembre, pp. 425-429.

213. Vessuri, H. (2008): “El futuro nos alcanza: Mutaciones previsibles de la ciencia y la tecnología” en Tendencias de la Educación Superior en América Latina y el Caribe, Ed. Ana Lúcia          Gazzola      y      Axel      Didriksson,      IESALC-UNESCO.      Disponible      en www.iesalc.unesco.org.ve. Fecha de consulta: 28/09/2011.
214.  Vidal, P y Fundora, A. (2008): “Relación comercio-crecimiento en Cuba: estimación con el filtro de Kalman”. Revista de la CEPAL, 94, abril, p. 101 120.
215.  Zagler,  M.  y  G.  Dürnecker  (2003):  “Fiscal  policy  and  economic  growth”,  Journal  of

Economic Surveys, 17(3), p. 397 418.



ANEXOS

Anexo 1.1. Evolución del concepto de capital humano: desde una perspectiva clásica hasta el análisis marxista


William Petty (“Escritos sobre Economía”): En estos escritos, el autor intenta demostrar que la riqueza de una nación depende fundamentalmente del nivel de conocimientos de sus ciudadanos, siendo la riqueza humana más productiva que los recursos naturales o el stock de capital físico.

Richard Cantillón (“Ensayo sobre la naturaleza del comercio”): Estudia las diferencias de remuneración de acuerdo al nivel de calificación. Introduce la noción del costo de oportunidad al considerar que los costos educativos comprenden no solo los gastos directos derivados del proceso, sino además los salarios que el individuo deja de percibir mientras completa su etapa educativa.

Adam Smith (“La riqueza de las naciones”): Considera que la cualificación adquirida por los individuos durante su vida representa un papel fundamental en el proceso de crecimiento y desarrollo de un país. Dichas cualificaciones, se corresponden con un capital fijo incorporado equivalente a los gastos reales de su formación, por lo que dichos individuos deben percibir salarios superiores, para cubrir los costos de su educación y beneficiarse de los rendimientos de su inversión educativa.

John Stuart Mill: Señaló que la calificación de la fuerza de trabajo desempeñaba un papel fundamental en el progreso económico. Al mantener una concepción restringida de riqueza, considera incompatible la atribución del concepto de capital al ser humano.

Alfred Marshall (Principios de Economía): Enumera los beneficios directos e indirectos de la educación como argumentando que estimula la actividad mental, mejora la calidad de vida y facilita la movilidad social. Sin embargo, excluye el concepto de capital humano al considerar la inexistencia de un mercado para este. Esta concepción restringida del concepto de capital, condujo a la desaparición temporal del concepto capital humano.

Shultz (1961): Asumiendo el concepto de Fischer de capital, afirma que los conocimientos y habilidades adquiridas son una forma de capital obtenida como resultado de una inversión en educación. “Propongo tratar la educación como una inversión en el hombre y tratar sus consecuencias como una forma de capital. Como la educación viene a ser parte de la persona que la recibe, me referiré a ella como capital humano.

Becker (1962, 1964): el capital humano es la inversión en dar conocimientos, formación e información a las personas, lo cual les permite tener un mayor rendimiento y productividad en la economía moderna y aprovechar mejor su talento.

OCDE (1996, 1999): por capital humano se entiende el conocimiento que los individuos adquieren durante su vida y que usan para producir bienes, servicios o ideas en actividades realizadas dentro o fuera del mercado. “Es el conocimiento, las habilidades, las competencias y demás atributos de los individuos que son relevantes para las actividades laborales y económicas”.

Sen (1997): distingue el concepto de capital humano” del de “capacidad humana”. El capital humano sólo concibe  las  cualidades  humanas  en  su  relación  con  el  crecimiento  económico.  El  concepto  de “capacidades da énfasis a la “expansión de la libertad humana para vivir el tipo de vida que la gente juzga valedera”. De esta forma, el proceso de desarrollo no puede verse solamente restringido a un incremento del producto, sino como la “expansión de la capacidad humana para llevar una vida más libre y más digna”



Anexo 1.1. Continuación.



Laroche, Merette y Ruggeri (1999), definen el capital humano como la suma de habilidades innatas y del conocimiento y destrezas que los individuos adquieren y desarrollan a lo largo de sus vidas. Para los autores, el capital humano se compone de un componente innato y un componente adquirido mediante transferencias intergeneracionales de conocimientos, experiencia laboral, educación, etc.

Ruggeri y Yu (2000): Argumentan que el capital humano es un concepto dinámico y multifacético, proponen ampliar el concepto de capital humano para abarcar cuatro dimensiones: el potencial,   la adquisición, la disponibilidad y el uso efectivo del capital humano.

Pérez (2000): Señala que el personal ha dejado de considerarse como un costo para verse como capital humano. “Lo que ocurre con este cambio es que el conocimiento incorporado en la persona es reconocido como capital y es remunerado como capital y tratado como capital, de tal forma que a la persona ya no se le emplea para usar su tiempo y para que obedezca, sino que se le emplea para que sea creativa, para que use su capacidad imaginativa y sus conocimientos (…) Lo que se entiende ahora, en las empresas modernas, es que el que posee conocimiento es una especie de sociotécnico del que lo emplea, porque ha incorporado un valioso capital intangible a su ser. Por eso se habla de capital humano”.

Giménez (2003, 2005): Considera que el capital humano puede tener un origen innato o adquirido. El capital humano innato comprende aptitudes de tipo físico e intelectual, que pueden verse modificadas debido a las condiciones de alimentación y salud. El capital humano adquirido se irá instaurando a lo largo de la vida de los sujetos, a través de la educación formal, informal y de la experiencia acumulada.

El concepto de capital humano en los autores cubanos

Castro (2002, 2005): Considera al capital humano como la inteligencia cultivada. “Un país poseedor de una cultura general integral, que comprende no sólo los conocimientos profesionales, sino los conocimientos relacionados con las ciencias, las letras y las humanidades”. “capital humano implica no sólo conocimientos, sino también -- y muy esencialmente -- conciencia, ética, solidaridad, sentimientos verdaderamente humanos, espíritu de sacrificio, heroísmo, y la capacidad de hacer mucho con muy poco”

Valdés Vivó (2004): Identifica al capital humano con los valores más genuinos del proceso revolucionario cubano. “El hombre nuevo (…) concebido, no como individualidad, sino como fuerza social”.

Cabrera (2006): Se entiende al capital humano como “el caudal de conocimientos, destrezas, habilidades y experiencias adquiridas y desarrolladas por la población a través de toda su vida y la utilización de estos en el aporte al trabajo y a la actividad económica y social del país.”

Chacón (2006): Concepto “resultado del contexto de construcción de la Revolución Socialista cubana, donde el ser humano es el protagonista principal, es lo más importante, las personas valen por lo que son, descodificación de las relaciones humanas, realización de los valores y cualidades, realización plena de la esencia humana, su dignidad en la dignificación con su trabajo honrado y honesto, en la lucha patriótica, antiimperialista e internacionalista como niveles superiores de expresión.”

Travieso  (2007):  Considera  que  el  nombre  de  una  categoría  no  es  lo  más  importante,  sino  a  qué pensamiento o ideología responde. Por ello, redefine el concepto incorporando la importancia de los valores, quedando como el “conjunto de conocimientos, experiencias, habilidades, sentimientos, actitudes, motivaciones, valores y capacidad para hacer, portados por los trabajadores para crear más riquezas con eficiencia. Es, además, conciencia, ética, solidaridad, espíritu de sacrificio y heroísmo.

Fuente: Elaboración propia a partir de Odriozola (2007) y otros autores.