sábado, 3 de junio de 2017

Conductora Cuenca Sur alcanza parámetros óptimos (+Fotos)

Por Jeniffer Rodríguez Martinto Fotos: Abel Padrón



La Habana,  (ACN) Las pruebas realizadas a los dos nuevos conductos de Cuenca Sur fueron satisfactorias y se alcanzaron los índices de trabajo óptimos, aseguró hoy a la prensa Javier Toledo Tápanes, delegado de Recursos Hidráulicos en La Habana.

Como se había previsto, ayer pusimos en marcha el sistema y está en funcionamiento sin ningún problema, aportando a la ciudad mil 500 litros de agua por segundo, explicó.

La segunda etapa se desarrolló paralelamente con la primera, y ahora trabajamos en la excavación y en la soldadura de las tuberías de 900 milímetros para crear el tercer conducto, el cual tendrá también una extensión de un kilómetro, afirmó Toledo Tápanes.

Señaló que esta fase, en un 40 por ciento ya de ejecución, incluye la colocación de otros dos tramos y esperan poder conectar uno de ellos el lunes y el último a finales de la semana próxima.

Se mantiene la misma organización de trabajo, con 24 horas de labores ininterrumpidas, y para ello contamos con todos los recursos necesarios, dijo.

Juan Guillermo Rendón Valdivia, soldador de termofusión de Recursos Hidráulicos, es uno de los trabajadores que desde el primer día se encuentra a pie de obra para restablecer el servicio a los municipios del centro de la capital.
En diálogo con ACN, resaltó el alto compromiso que tanto él como los miembros de su brigada tienen con el país, y ratificó la disposición de continuar las intensas jornadas hasta que sea necesario.

Edelsis Ramos Guilarte, directora de producción de la empresa de Mantenimiento y Rehabilitación de Obras Hidráulicas de Occidente, comentó que están en la zona de la afectación desde el amanecer del pasado sábado, con dos brigadas en la mañana y dos en la noche.

Normalmente un equipo termina un kilómetro en dos meses, y con cuatro hemos hecho lo mismo en seis días, y eso ha sido posible porque nuestros trabajadores son muy comprometidos, saben que en esta profesión no existen horarios y que lo primero es cumplir con el deber, precisó.

La puesta en marcha de los primeros dos tramos de la conductora Cuenca Sur representa una mejora para la población de 10 de Octubre, Cerro, La Habana Vieja, Centro Habana, Plaza de la Revolución y parte de Boyeros, así como para el resto de los territorios, pues ya no será necesario trasvasar tanta agua desde sus fuentes de abasto. 




Resentimiento puro y duro

El objetivo de Trump y los republicanos al abandonar el acuerdo de París no es otro que acabar con el legado de Obama


El presidente de EE UU, Donald Trump, escucha al director de la Agencia de Protección Ambiental Scott Pruitt tras anunciar la salida de EE UU de los acuerdos de París. KEVIN LAMARQUE REUTERS


Ahora que Donald Trump está haciendo todo lo que está en sus manos para destruir las esperanzas mundiales de controlar el cambio climático, dejemos clara una cosa: esto no tiene nada que ver con el interés nacional de Estados Unidos. A la economía estadounidense, en particular, le iría bien con el Acuerdo de París. No se trata de nacionalismo; es, principalmente, puro resentimiento.

En cuanto a la economía: a estas alturas, pienso, tenemos una idea bastante de buena de cómo sería una economía de bajas emisiones. Estoy seguro de que los expertos en energía disentirán en los detalles, pero las líneas generales no son difíciles de describir. Sin duda, sería una economía que utilizaría la electricidad: coches eléctricos, calefacción eléctrica, y algún que otro motor de combustión interna. El grueso de esa electricidad procedería, a su vez, de fuentes no contaminantes: eólica, solar y, sí, probablemente nuclear.

Por supuesto, no siempre sopla el viento o brilla el sol cuando las personas necesitamos energía. Pero hay múltiples formas de solventar ese problema: una red potente, capaz de trasladar electricidad a donde haga falta; almacenamiento de diversas formas (baterías, pero también centrales hidroeléctricas de bombeo); precios dinámicos que animen a los clientes a utilizar menos energía cuando escasea y más cuando abunda; y alguna capacidad de respuesta —probablemente derivada de generadores de gas natural, que provocan unas emisiones relativamente bajas— para hacer frente a los posibles desequilibrios restantes.

¿Cómo sería la vida en una economía que hubiese hecho esa transición energética? Casi indistinguible de la vida en la que tenemos ahora. La gente seguiría conduciendo coches, viviría en casas con calefacción en invierno y aire acondicionado en verano, y vería videos sobre superhéroes y gatitos graciosos. Habría muchas turbinas eólicas y paneles solares, pero la mayoría haríamos caso omiso de ellos, igual que hacemos en la actualidad con las chimeneas de las centrales eléctricas convencionales.

¿Y no sería más cara la energía en esta economía alternativa? Seguramente, pero la diferencia no sería muy grande: los avances tecnológicos han reducido drásticamente el coste de los sistemas solares y eólicos, y parece que lo mismo está empezando a suceder con el almacenamiento de energía.

Por otro lado, habría ventajas compensatorias. Principalmente, se reducirían en gran medida los efectos perjudiciales de la contaminación atmosférica para la salud, y es muy posible que la disminución de los gastos sanitarios compensase por sí sola los costes de la transición energética, incluso sin tener en cuenta toda esa mandanga del salvar a la civilización del catastrófico cambio climático.

La cuestión es que, si bien abordar el cambio climático de la forma prevista por el Acuerdo de París parecía un difícil problema económico y técnico, hoy en día parece bastante fácil. Ya tenemos casi toda la tecnología necesaria, y podemos estar casi seguros de que la restante se desarrollará. Evidentemente, la transición a una economía de bajas emisiones, la eliminación progresiva de los combustibles fósiles, llevaría tiempo, pero eso no sería un problema siempre que la senda estuviese clara.

¿Por qué entonces hay tanta gente de derechas decidida a bloquear las medidas climáticas e incluso intenta sabotear los avances conseguidos en materia de nuevas fuentes de energía? Que no me digan que les preocupa de verdad la inherente incertidumbre de los pronósticos climáticos. Toda decisión política a largo plazo debe tomarse teniendo en cuenta un futuro incierto (obvio); hay el mismo consenso científico en cuanto a este tema que el que se pueda ver respecto a cualquier otro. Y en este caso, podemos decir que la incertidumbre refuerza el argumento a favor de tomar medidas, porque los costes si nos equivocamos son asimétricos: si hacemos demasiado, habremos derrochado algo de dinero; si hacemos demasiado poco, condenaremos a la civilización.

Y que no me digan que lo que les importa son los mineros del carbón. Cualquiera que se preocupase de verdad por esos mineros haría campaña a favor de proteger sus prestaciones de salud y sus pensiones por incapacidad y por jubilación, e intentaría proporcionar oportunidades de empleo alternativas, en lugar de fingir que la irresponsabilidad medioambiental les devolverá de algún modo los puestos de trabajo perdidos a causa de la minería a cielo abierto.

Aunque no tenga nada que ver con los puestos de trabajo en el carbón, el antiecologismo de la derecha sí está relacionado en parte con proteger los beneficios de este sector, que en 2016 dio un 97% de sus aportaciones políticas a los republicanos.

Sin embargo, como he dicho, hoy en día la lucha contra la acción climática se guía principalmente por el puro resentimiento. Si se fijan en la actual retórica derechista (incluidas las tribunas de opinión escritas por funcionarios de alto rango de Trump), encontrarán una profunda hostilidad hacia cualquier noción de que determinados problemas requieren una acción colectiva distinta de matar gente y hacer saltar cosas por los aires.

Aparte de esto, buena parte de la derecha actual parece guiarse sobre todo por el rencor hacia los progresistas, más que por cuestiones concretas. Si los progresistas están a favor de algo, ellos se declaran en contra. Si los progresistas lo odian, es bueno. Y a esto hay que añadirle el antintelectualismo de las bases republicanas, para quienes el consenso científico es un inconveniente, no una ventaja, y puntos extras si además socava cualquier cosa relacionada con el presidente Barack Obama.

Y si todo esto parece demasiado mezquino y vengativo como para constituir la base de decisiones políticas trascendentales, piensen en la personalidad del hombre que ocupa la Casa Blanca. ¿Hace falta que diga algo más?

Paul Krugman es premio Nobel de Economía.
© The New York Times Company, 2017.
Traducción de News Clips.

Analizan oportunidades de negocios en energía renovable en Cuba

En este artículo: Caribe, Cuba, Economía, Energías Renovables
 


Gráfica: tomada de Universia Knowledge@Wharton.

Participantes en un foro internacional que sesiona aquí analizaron las oportunidades de negocios en Cuba en las energías alternativas para producir electricidad, entre ellas de la biomasa de la caña de azúcar y el marabú.

El presidente de la empresa Biopower SA, Andrew Macdonald, dictó una conferencia magistral sobre la bioeléctrica que construyen cerca del central azucarero Ciro Redondo, en la central provincia de Ciego de Ávila, la cual constituye en estos momentos la mayor inversión extranjera que se realiza en el campo de las energías renovables en la isla.

Esta representa un monto de 186 millones de dólares, según precisó Macdonald en la sesión Haciendo Negocios en Cuba y oportunidades de las Energías Renovables, de la IX Conferencia Internacional de Energía Renovable, Ahorro de Energía y Educación Energética, con la participación de 200 expertos y empresarios de unos 20 países.

El ejecutivo adelantó que prevén completar cinco proyectos similares de bioeléctricas, de los cuales dos tienen ya identificados los centrales donde serán instalados, el Mario Muñoz, en la provincia de Matanzas y Ecuador (Ciego de Ávila).

Agregó que existe suficiente materia prima -bagazo de caña y marabú forestal- para el funcionamiento de esas plantas, que representarán un importante aporte de energía eléctrica de forma compatible con el medio ambiente.

También la Empresa de Seguros Internacionales de Cuba expuso una amplia información sobre el accionar de esa entidad, que ofrece cobertura en ese tipo de actividad a diversos proyectos que se ejecutan en el país.

Relacionado con las oportunidades de negocios intervinieron además el director de Energía Renovable de la Unión Eléctrica de Cuba, Obel Concepción Días, al impartir una conferencia magistral sobre el futuro de esas fuentes en el país.

La directora de la Empresa Cubana INEL, Delice Moreno, y representantes del Instituto Costarricense de Electricidad, disertaron sobre el potencial inversionista en el campo de las renovables.

En este segundo día de trabajo del foro sesionaron además dos talleres internacionales en el contexto de la Conferencia, uno vinculado a los residuos y la biomasa, y el otro acerca de la sociedad, la energía y la educación energética.

En ambos encuentros fueron presentados unas 70 ponencias vinculadas al aprovechamoento o de los residuos sólidos para generar energía, la biomasa y el biogás, el impacto de las fuentes renovables en el cambio temático, y otros temas.