jueves, 20 de abril de 2017

Escenarios económicos: la cuestión de las reglas del juego

Por Pedro Monreal González, El Estado como tal

La incertidumbre económica actual requiere ejercicios de escenarios, pero estos no abundan. Para ser preciso, no encuentro ninguno que sea actual y que esté hecho con rigor. Llama la atención la manera elástica en que, usualmente, se utiliza el término escenario para referirse a valoraciones que no reúnen condiciones para serlo.
Aunque los escenarios económicos pueden ser de muy diverso tipo –crecimiento económico, balanza de pagos, inserción internacional, inversión extranjera, pobreza, y muchos temas más- el tipo de escenario sobre el que particularmente deseo llamar la atención es el relativo a la dirección general de la reforma económica del país, es decir, los escenarios sobre la posible trayectoria de la transformación del modelo económico y social de Cuba.
Muchas veces, el pretendido escenario que se nos presenta consiste en ilusiones sobre el futuro que son clasificadas de manera arbitraria, sin que se aprecie un método que apoye lo que se plantea, y a las que trata de dárseles un tinte de “profesionalismo” mediante citas inconexas de expertos “seleccionados”. Un ejemplo de un supuesto escenario –uno muy mal hecho- es el que publicó la revista Forbes “Los escenarios económicos de Cuba sin Fidel”, en noviembre de 2016.
Conviene aclarar que los ejercicios de escenarios no son acerca de predecir o de pronosticar el futuro sino acerca de explorar las posibles configuraciones que pudiera adoptar el futuro. La diferencia entre una cosa y la otra es abismal.
Desde el punto de vista de las ciencias sociales, intentar predecir el futuro es una monumental pérdida de tiempo. No tendría sentido. Para eso está la “letra del año”. Quien quiera creer en eso, es su problema, lo digo con todo respeto.
A diferencia de lo anterior, la premisa básica del trabajo de escenarios radica en que si uno adquiere conciencia de lo que pudiera ocurrir, uno pudiera estar mejor preparado para lo que va a ocurrir. Pero esa capacidad no surge espontáneamente, requiere enfrentar el proceso con un determinado método.
El problema con el futuro es que no se sabe que será hasta que este llega, pero muchas veces cuando este llega, es tarde para hacer un plan. Si no podemos planificar el futuro, ¿qué hacer entonces?
El ejercicio de escenarios pudiera ofrecer una solución, a condición de que se haga con rigor. Debe ser un proceso estructurado, tomando conciencia de que se trata de dos cosas a la vez: es una técnica especifica de análisis y es también una capacidad adquirida para pensar estratégicamente.
Anoto, de pasada, que el trabajo de escenarios es una de las maneras posibles de explorar la evolución de sistemas sociales complejos. Existen otras técnicas de modelación de la complejidad social –crecientemente utilizadas- como son los casos de la “modelación basada en agentes”, “geometría fractal”, “visualización de datos”, “complejidad computacional”, “complejidad cuantitativa”, y modelación basada en casos”, entre otros instrumentos analíticos.
Cuando se explora el futuro mediante el trabajo de escenarios, pueden identificarse derivaciones alternativas respecto a las cuales pudieran prepararse, de manera anticipada, posibles respuestas. Debe quedar totalmente claro que los ejercicios de escenarios no “blindan” la política respecto a errores. Lo que hace es mejorar el marco de trabajo en el que se diseñan y aplican las políticas públicas. Ofrece una mejor oportunidad para trabajar, no aseguran una garantía de éxito.
Al final del proceso, se supone –pero no siempre ocurre así- que el ejercicio de escenarios sea “coronado” con una propuesta de estrategia “robusta”, o sea, aquella que es capaz de mantener su eficiencia en cualquiera de los escenarios identificados, “funcionando” incluso en el peor de los escenarios. Pudiera no ser la “mejor” estrategia para un escenario dado, pero es la más adecuada respecto a la “cartera” completa de escenarios.
Un ejercicio de escenarios incluye varios pasos. En esta nota abordaré solamente el primero de ellos: la definición de las reglas del juego.
La pregunta clave que orienta esta fase es la siguiente: ¿Sobre qué podemos tener la certeza de que ocurrirá, pero no podemos controlar?
Es una pregunta que nos ayuda a definir el contexto, revela prejuicios inconscientes y contribuye a precisar las cosas que podemos controlar y aquellas que escapan de nuestro control.
Tratemos de aplicar esta pregunta a las reflexiones que se hacen hoy sobre las posibles transformaciones del modelo económico y social cubano. Tomemos, por ejemplo, las seis características que definen la “visión de la nación” descrita en el Plan de desarrollo nacional económico y social hasta 2030: soberana, independiente, socialista,  democrática,  próspera  y sostenible.
¿Es cada una de ellas –o tomadas de conjunto- algo sobre lo que podemos tener la certeza de que ocurrirá?
La respuesta obvia es que no podemos tener tal certeza y ello nos indica que las reglas del juego de escenarios deben prescindir de componentes que, siendo deseables, pudieran expresar una aspiración, pero no una configuración inevitable del futuro.
El tipo de respuestas tendría entonces que apuntar hacia otra dirección. Algunas respuestas posibles pudieran ser las siguientes:
  • El sistema económico va a modificarse
  • Una nueva generación de dirigentes políticos decidirá el diseño de la estrategia económica y de la política económica del país
Cualquiera pudiera decir que son cosas muy obvias y efectivamente lo son, pero es precisamente ese tipo de sentido común respecto al porvenir, y no un listado de deseos, lo que debe funcionar como una regla de juego básica en la construcción de escenarios.
El segundo paso del proceso es la identificación de las “incertidumbres críticas”, pero eso es algo sobre lo que escribiré otra nota.

Tableros de bagazo, un incentivo a la economía de Ciego de Ávila (+ Video)

 Tableros de bagazo un incentivo a la economía de Ciego de Ávila
• Luego de 12 años de inactividad la Fábrica de Tableros Omar Rosado Alonso, en el municipio avileño de Primero de Enero, comienza a recuperar los índices productivos

La puesta en marcha de la Fábrica de Tableros Omar Rosado Alonso, luego de 12 años sin materia prima para que los mecanismos giraran, marcó el inicio de 2017 en el municipio avileño de Primero de Enero.
“La producción no ha sido voluminosa, pero sí con mucha calidad”, aseguró Miguel Civil
El primer mes del año fue difícil, en febrero no disminuyeron las tensiones, y solo en los últimos días de marzo las cifras comenzaron a ascender con la producción de más de 1 400 piezas de 16 milímetros (mm) de grosor, gracias al procesamiento diario de entre 15 y 20 metros cúbicos (m3) de bagazo.
El valor potencial de la fábrica está fijado en 100 m3 y el operacional en 80 m3 por lo que puede augurarse que allá todavía queda mucho trabajo antes de “andar a toda máquina”.
Carlos González Abreu, jefe del Grupo de Derivados de Azcuba, explicó a Invasor que las reparaciones se han implementado a largo plazo y la inversión ha superado los dos millones de pesos, concentrándose, fundamentalmente, en el área de secado y formación por ser las más dañadas.

“Faltan detalles importantes como la cubierta de la instalación y otras inversiones destinadas a mejorar el valor agregado de las piezas con el lijado y melaminado. Podemos elaborar tableros desde 12 mm hasta 25 mm de espesor, pero hasta ahora solo hemos construido de 16 mm. Pretendemos estar en óptima forma en los últimos meses del año.”
Tableros de bagazo un incentivo a la economía
La fibra del bagazo tiene un 50 por ciento de médula que se separa y se aglomera con resina, se somete al calor, la presión, el lijado y, luego, se obtiene el tablero, derivado que sustituye importaciones y se proyecta su introducción en el mercado nacional.

La cubierta de la instalación pretende repararse en los próximos meses
“Azumet y TECNOAZUCAR se encargan de la comercialización, pero una vez establecidos los precios, de acuerdo a las fichas de costo existentes, la población podrá adquirirlos en las tiendas de productos industriales. Además, se prevé ampliar el diapasón a la industria del mueble y el Ministerio de la Construcción (MICONS).
Durante los 12 años de inactividad el grueso de la fuerza de trabajo calificada emigró hacia el vecino central azucarero o a otras entidades. A estas alturas, la nómina cuenta solo con 70 trabajadores, distribuidos en dos turnos de 12 horas y todavía no logra implementarse un tercer momento en el ciclo.
Sin embargo, Miguel Civil, desde el área de formación, da fe de que no hay miedo. “Aquí hacemos todo lo necesario, pero el trabajo es duro y cada vez que alguien decide irse es necesario capacitar a quien lo sustituye. Por eso, no hemos generado los resultados esperados y los salarios continúan muy bajos, a pesar del esfuerzo.”
La decisión de hacer funcionar otra vez a la entidad responde a una estrategia nacional encaminada a rescatar los valiosos derivados de la caña de azúcar, en especial el bagazo, que constituye un 65 por ciento de los subproductos azucareros.
A la destilaría del central Enrique Varona, en Chambas, y a la fábrica de levadura de torula de Ciro Redondo —y su futura bioeléctrica—, se suma ahora la Fábrica de Tableros Omar Rosado Alonso que se levanta sobre su antigua inercia para introducir otro derivado de la producción azucarera en las redes de comercialización e incentivar así la economía de Ciego de Ávila y de Cuba.
Tableros de bagazo un incentivo a la economía avileña
El sistema de combustión fue modernizado

Gobernador de Misisipi en visita de trabajo en Cuba


 
0418-malmierca-1
El gobernador del estado de Misisipi, el republicano Phil Bryant, inició el miércoles una visita oficial a Cuba, donde se reunió con el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, a fin de estimular los nexos bilaterales.
Bryant es el segundo gobernador de un estado de EE.UU. que viaja a Cuba desde que asumió la presidencia del país el magnate neoyorquino Donald Trump, después de la visita del gobernador de Colorado, el demócrata John Hickenlooper, el pasado febrero.
En el encuentro con Malmierca, el gobernador de Misisipi estuvo acompañado de una delegación de directivos empresariales y funcionarios de ese estado, que también mantuvieron encuentros con autoridades de los ministerios de Turismo, Agricultura e Industria Alimentaria.
La comitiva norteamericana incluye representantes de sectores como agricultura, turismo, energía renovable, producción y comercialización de alimentos y actividad portuaria.
El ministro Malmierca señaló que desde que comenzó el proceso de normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, en diciembre de 2014, “mucho se ha avanzado desde entonces”, pero se mantiene “lo más importante”: la eliminación del bloqueo comercial, económico y financiero”
“El bloqueo es el principal obstáculo para que podamos tener vínculos normales, sus medidas, no solo crean graves dificultades al pueblo cubano, sino que dañan las operaciones económicas entre los dos países y con terceros”, recalcó el ministro cubano sobre la política que aplica Washington a la isla desde 1962
Según trascendió, Bryant y su comitiva dialogaron también con autoridades de los ministerios cubanos del Turismo, Agricultura e Industria Alimentaria
El gobernador Bryant y su delegación tienen previsto para este jueves un recorrido por la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM), un enclave empresarial y mercantil a unos 40 kilómetros de La Habana, que es el proyecto estrella del gobierno cubano para atraer inversiones extranjeras.
Está previsto que el gobernador se reúna a lo largo de su visita con autoridades del Ministerio de Transporte y con la directora general para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal.
El pasado febrero ya visitó La Habana, el senador republicano por Misisipi, William Thad Cochran, quien presidió la firma de acuerdos entre autoridades marítimo-portuarias de Cuba y los puertos de Pascagoula y Gulfport de ese estado sureño, resultado de un foro empresarial para explorar oportunidades conjuntas de negocios.
(Infromación de Prensa Latina y EFE)
0418-malmierca-20418-malmierca-3