sábado, 8 de abril de 2017

Inversiones turísticas «con claras reglas del juego»

La Habana será anfitriona del más importante evento latinoamericano para la promoción de negocios relacionados con la industria del ocio y los viajes

8 de abril de 2017 14:04:45


Santiago de Cuba es una de las ciudades con mayores potencialidades turísticas. Foto: Cortesía del Mintur

Desde la más reciente apertura de Cuba a la inversión extranjera, el turismo ha sido el mayor promotor de la atracción de capital «de fuera».

Tal como explica la Cartera de Oportunidades de Inversión Extranjera 2016-2017, la participación foránea en el sector encuentra respaldo en «un producto turístico caracterizado por la hospitalidad popular, excepcionales atractivos naturales, un patrimonio histórico autóctono, prolífica vida artística y cultural, un desarrollo sanitario único, estabilidad política y seguridad para los turistas».

De esa manera, la política sectorial del turismo permite a través de 110 proyectos (16 más que en el 2015) la construcción o reconstrucción de instalaciones hoteleras e infraestructuras complementarias, así como la diversificación de la administración y comercialización de las mismas por reconocidas cadenas internacionales.

En lo que a la actividad extrahotelera refiere, la Isla propone invertir fundamentalmente en desarrollos inmobiliarios, la gestión de marinas 100% cubanas, la creación de centros de pesca y buceo en áreas protegidas, el establecimiento de un club ecuestre internacional y la edificación de parques temáticos relacionados con las altas tecnologías.

La capital cubana recibirá próximamente al evento SAHIC Cuba 17. Foto: Cortesía del Mintur

Para esos fines, aparecen priorizadas la zona de Guardalavaca, al norte de Holguín; la costa sur central, específicamente Cienfuegos; la playa Santa Lucía, al norte de Camagüey; el polo turístico tunero de Covarrubias y La Habana.

Según ha afirmado el Ministerio de Turismo (Mintur) en varias ocasiones, la presencia de inversionistas extranjeros será excepcional en Trinidad, Varadero y Cayo Largo; mientras ya están comprometidas la Habana Vieja y la cayería norte.

Las cifras de ingreso de visitantes al país, que en el 2015 llegó a 3 524 779 y en el 2016, 4 035 577, constatan el avance de la industria sin humo en Cuba. De ahí que, aun siendo insuficiente, la capacidad hotelera que al cierre de marzo del 2016 era de 65 175 habitaciones, llegue hoy a 66 547 cuartos y espere sumar más de 4 020 en lo que resta del presente año.

IMPULSO INOLVIDABLE PARA EL TURISMO CUBANO

Inmerso en ese contexto, favorable para los negocios como nunca antes, se desarrollará en Cuba los días 15 y 16 de mayo del 2017 el Evento Internacional de Conferencias sobre Inversiones en Turismo y Hotelería, SAHIC (por sus siglas en inglés).


La llamada Perla del Sur, Cienfuegos, cuenta con una belleza singular. Foto: Cortesía del Mintur

La Mayor de las Antillas, a la que los organizadores del encuentro han llamado «la reina del Caribe», será la anfitriona del principal promotor de negocios relacionados con la industria del ocio y los viajes, próximo a arribar a una década de existencia.

De acuerdo con el presidente y fundador de SAHIC, Arturo García Rosa, es un privilegio el poder celebrar en La Habana la primera edición de SAHIC que llega al Caribe. Hasta el momento, el evento anual se había realizado únicamente en ciudades sudamericanas: Buenos Aires, Río de Janeiro, Cartagena de Indias, Santiago de Chile, Lima, Bogotá, Quito y Guayaquil.

Con una larga y legítima trayectoria en la concertación de negocios, SAHIC se define como el espacio en el que hombres y empresas del turismo se juntan para encontrar nuevas oportunidades e intercambiar experiencias.

Por un lado, se unen aquellos que tienen proyectos o ideas para llevar adelante en el sector; por otro, quienes pueden concretar esos proyectos o ideas, es decir, poderosos inversores, desarrolladores, bancos, grupos y cadenas hoteleras, arquitectos y diseñadores.


En Trinidad la presencia de inversionistas extranjeros será excepcional. Foto: Cortesía del Mintur

Asimismo, el venidero evento, que en palabras de García Rosa «será un suceso difícil de olvidar», posibilitará que más de 200 participantes de una treintena de países de América, Europa, Medio Oriente y Asia, se involucren en el impulso del desarrollo económico cubano.

El encargado de la reunión asegura que SAHIC se ha convertido en el más significativo evento de las inversiones turísticas y los grandes inversores del mundo lo saben y quieren estar presentes, «ya sean hombres y empresarios de experiencia, como aquellos que se estrenan». A eso agrega que la iniciativa ha sido el punto de partida de pequeños, medianos y grandes proyectos exitosos del turismo latinoamericano.

El interlocutor reconoce: «Si bien algunos de los participantes han visitado esporádicamente la Isla en los últimos dos años, en el mes próximo se verán todos por primera ocasión. Lo logrado hasta ahora es como una punta de iceberg, lo más espectacular está por ocurrir. Hay enormes expectativas que Cuba podrá responder e incluso sobrepasar».

UN DESTINO DE ENORMES POTENCIALIDADES

Amén de que ha sido importante el crecimiento del turismo cubano en los últimos años, lo más llamativo es el porvenir de «un país seguro, que tiene claras reglas del juego para quienes quieren hacer negocios y un pueblo espectacular, hospitalario y que ha sabido conservar su cultura», explica García Rosa.

Según los organizadores de la cita, la Isla cuenta con potencialidades para convertirse en el segundo destino turístico más importante de América Latina, después de México, y uno de los mayores del mundo. Para eso, deberá poder recibir anualmente de diez a 12 millones de turistas.


El Valle de Viñales es uno de los íconos de la naturaleza cubana. Foto: Cortesía del Mintur

Al respecto, destaca también el directivo que Cuba es una atracción (si no LA atracción) del futuro turístico mundial y la llegada de nuevas inversiones le permitirá contar con una industria de mayor calidad. Aunque solo sea una pequeña herramienta del trabajo grande que han estado potenciando las autoridades antillanas, García Rosa espera que SAHIC marque un antes y un después.

A pesar de que continúa vigente el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, el empresariado de ese país se interesa por lo que sucede en la Isla. En opinión de García Rosa, la nación norteamericana deberá ser la de más amplia participación en SAHIC.

Dicho eso, vale subrayar que la mayoría de las empresas que apoyan el desarrollo del evento son norteñas. Sin dudas, tal como puntualiza el experto, pondrán a sus mejores hombres de negocios en La Habana para SAHIC Cuba 17.

Para la fecha, estará en Cuba David Scowsill, presidente del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, institución que congrega a todas las empresas del sector que, en el 2016, por séptimo año consecutivo, marcó un récord de crecimiento en el flujo de visitantes. A tenor con los datos de la Organización Mundial del Turismo, 1 235 000 000 de turistas viajaron fuera de sus fronteras, fundamentalmente hacia el Viejo Continente.

Luis Miguel Díaz Sánchez, viceministro cubano del Mintur, opina que el evento que acogerá el capitalino Hotel Meliá Cohíba constituye un complemento del suceso más grande de la industria en la Mayor de las Antillas, la Feria Internacional de Turismo, FITCuba 2017, que se llevará a cabo del 3 al 6 de mayo en la oriental provincia de Holguín.

Desde la visión del funcionario, con la ayuda del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, la conferencia será un acontecimiento ineludible para quienes deseen saber cómo invertir en Cuba, especialmente en lo que tiene que ver con el mejoramiento de la planta hotelera nacional y el desarrollo de parques temáticos e inmobiliarios asociados a campos de golf.

Díaz Sánchez enfatiza que SAHIC Cuba 17 permitirá a los visitantes conocer la riqueza natural, histórica y cultural de la Isla, y asistir a un panel compuesto por empresas internacionales del sector, «radicadas con éxito aquí desde hace muchos años». Igualmente, estarán otros proveedores de servicios como el Ministerio de comunicaciones, el de la Construcción y de otras ramas, para mostrar lo que pueden brindar al turismo, motor impulsor de la economía.

En tanto el Mintur espera que la reunión facilite la concreción de nuevos negocios, está confirmada la presencia de todas las empresas turísticas cubanas, que harán alusión a sus previsiones de desarrollo; de la Aeronáutica Civil, que tiene un peso importante e irá acompañada de las aerolíneas foráneas presentes en Cuba, y de la entidad encargada de la ampliación del Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana.

ACERCA DEL DESARROLLO MÁS INMEDIATO

En el entorno previo a SAHIC, José Daniel Alonso, director general de Desarrollo, Inversiones y Negocios del Mintur, insiste en que la participación de proyectistas podrá acompañar el avance que está previendo el turismo a través de las oportunidades de la Cartera de Inversión Extranjera, de la que «más del 50 % tiene algún nivel de interés o se encuentra en conversaciones preliminares entre empresas nacionales y foráneas».

Otro asunto relevante es que ya se trabaja en la actualización de ese portafolio para el 2017 que, según adelanta Daniel Alonso, superará los 150 proyectos, no solo relacionados con la construcción de nuevas infraestructuras, sino con la remodelación de las existentes.


Cuba es un país que ha sabido cuidar celosamente de sus tradiciones culturales. Foto: Miguel Rubiera Justiz/AIN

A la vez que existe un importante plan para La Habana, Trinidad y Holguín; se busca actualmente impulsar el turismo en Santiago de Cuba, «para hacer que la Isla sea cada vez más atractiva para los visitantes extranjeros».

Entre los hechos más destacados del desarrollo del turismo cubano actual, Daniel Alonso informa que este mes se inaugurará el Gran Hotel Manzana Kempinski, con un operador mundial de altísima calidad, e iniciará sus operaciones sobre todo en resorts de playa la compañía de Singapur Banyan Tree.

Por otra parte, se han estado acercando compañías del sudeste asiático y del propio Estados Unidos para conocer más de las oportunidades especiales para la construcción o reconstrucción de lo relacionado con la náutica y las marinas, «un elemento fundamental para el incremento de la capacidad habitacional del turismo», concluye el especialista.

En cuanto a los inmobiliarios, Daniel Alonso comenta que está aprobado el tercer proyecto para la construcción de un campo de golf en Punta Colorada, Pinar del Río, que será el más grande de todos y uno de los mayores de su tipo en América Latina. Esa iniciativa será fruto de una empresa mixta con el grupo español La Playa Golf & Resorts S.L.

Del mismo modo, añade el director ya está presentado el cuarto proyecto, que se prevé implementar en el área de El Salado, en la Zona Especial de Desarrollo Mariel y que deberá ser aprobado este año. «Van muy bien otras tres negociaciones que esperamos se cierren para finales del 2017 o principios del 2018. Para entonces, debemos llegar a tener entre seis y siete inmobiliarios».

Sin embargo, reconoce Daniel Alonso, los dos ya firmados (uno con capital británico y otro, chino: en Carbonera y Bellomonte, respectivamente) se han atrasado un poco, «pero deberán ponerse al día sus cronogramas de trabajo para el segundo semestre del 2017».

Cubanacán promueve ofertas para temporada de verano en Camagüey

Por Lianet Leandro López

Camagüey, (ACN) Con un crecimiento en el indicador de turistas/d
ía, relacionado con la permanencia del cliente en las instalaciones, durante la temporada de invierno que casi concluye, el grupo hotelero Cubanacán en la provincia de Camagüey promueve las ofertas para la temporada de verano.

En conferencia de prensa hoy, representantes de tres de los hoteles de esa cadena en la playa Santa Lucía en el norte del territorio, y del complejo Camagüey Ciudad Hoteles E, ofrecieron detalles sobre algunas de las iniciativas para la venidera Semana de la Victoria, y los días de las Madres y de los Padres.

El enfoque hacia el público infantil, a propósito de la coincidencia con la celebración del aniversario 56 de la victoria contra el ataque imperialista a Playa Girón, el 19 de abril, y un receso escolar durante esa semana, es el denominador común de las propuestas concebidas para el polo de sol y playa.

Animación en las piscinas, juegos, tesoros escondidos, competencias de castillos de arena, payasos, la apertura de un área de buffet infantil en el Brisas Santa Lucía, y otras, son algunas de las actividades, más la oferta de gratuidad para un niño, hasta los 12 años de edad, por habitación reservada.

Para los días de las Madres y de los Padres, también se venderán las habitaciones, régimen Todo Incluido en la playa, con valores añadidos como botellas de bebidas de cortesía, entrada temprana al hotel y otras prestaciones.

Julio del Toro, delegado de Cubanacán en Camagüey, precisó que en los meses venideros se realizarán las ferias comerciales habituales para la venta de las ofertas de la temporada de verano, donde crece considerablemente el turismo nacional, fundamentalmente en julio y agosto.

En el caso del Hotel Villagio Bravo Caracol, que hace dos años opera en administración compartida con una representación italiana, desarrollará mañana un evento comercial y de animación, en la plaza del Gallo de esta ciudad, enfocado en las citadas fechas festivas.

Por su parte, Juan José Díaz, gerente del complejo Camagüey Ciudad Hoteles E, presentó las nuevas opciones dentro del Hostal El Colonial, el más nuevo de esa marca enfocada al turismo en la urbe, donde, además de habitaciones, se abrió una tienda de habanos, un bar café, y se realizan presentaciones musicales en las tardes.

Cubanacán trabaja también en el incremento de su planta hotelera, con las inversiones en el antiguo Mediclub de Santa Lucía, que pasará a ser Planta Real del Brisas, y la ampliación del Hostal La Sevillana y el avance de las obras en el San Juan de Dios, ambos en la ciudad capital.

Lo malo, lo feo y lo peor

La gran incógnita sobre el trumpismo es si la indignidad sin remordimientos es una estrategia política vencedora

PAUL KRUGMAN
8 ABR 2017 - 00:00 CEST

La entrevista con Donald Trump publicada esta semana en el New York Times ha sido horripilante, pero, curiosamente, nada sorprendente. Sí, el hombre más poderoso del mundo es perezoso, ignorante, falso y vengativo. Pero eso ya lo sabíamos.

De hecho, puede que lo más revelador de la entrevista sea la defensa que hace Trump de Bill O'Reilly, acusado de acoso sexual y abuso de poder: "Es una buena persona". Esto, en mi opinión, nos dice más sobre el hombre de Mar-a-Lago y las motivaciones de quienes lo apoyan que sus divagaciones sobre las infraestructuras y el comercio.

Pero antes, esta pregunta: ¿hasta qué punto ha supuesto una diferencia el hecho de que haya sido Donald Trump, y no un republicano convencional, el que haya llegado a la Casa Blanca?

El Gobierno de Trump es, a decir de todos, un desastre. La inmensa mayoría de los puestos de designación presidencial que exigen una confirmación del Senado siguen vacantes; y todo aquel que ocupa un cargo está preocupado por las luchas internas de las distintas facciones. La toma de decisiones se parece más a las intrigas palaciegas del serrallo de un sultán que a la elaboración de políticas en una república. Y, además, están todas esas publicaciones en Twitter.

Sin embargo, el primer gran desastre político de Trump —el humillante fracaso del intento de destruir la reforma sanitaria del presidente Obama— no tiene casi nada que ver con el mal funcionamiento del ejecutivo. El intento de revocación y sustitución no se ha estrellado a causa de una mala táctica; ha fracasado porque los republicanos llevan ocho años mintiendo sobre la sanidad. Así que, cuando ha llegado la hora de proponer algo real, solo han podido ofrecer una pérdida enorme de cobertura sanitaria, presentada de distintas formas.

Las mismas reflexiones son válidas en otros frentes. La reforma tributaria parece un fracaso, pero no porque el Gobierno de Trump no tenga ni idea de lo que hace (que no la tiene), sino porque en el Partido Republicano nadie se ha esforzado por averiguar qué se debería cambiar y cómo presentar esos cambios.

¿Y qué hay de esos ámbitos, como las infraestructuras, en los que a veces parece que Trump se diferencia mucho de los republicanos corrientes?

Se podría empezar por impulsar un auténtico plan de construcción de un billón de dólares (en lugar de desgravaciones fiscales y privatización), que necesitaría del apoyo demócrata, dada la previsible oposición de los conservadores. Pero teniendo en cuenta lo que dijo en la entrevista —en esencia, palabrería incoherente mezclada con comentarios aleatorios sobre el transporte en Queens—, está claro que el Gobierno no tiene un verdadero plan para las infraestructuras, y probablemente nunca lo tenga.

Es cierto que hay algunos ámbitos en los que sí parece probable que Trump ejerza una gran influencia (en particular, la paralización de las políticas medioambientales). Pero eso es lo que cualquier republicano habría hecho; negar el cambio climático y creer que el aire y el agua están incluso demasiado limpios son posturas mayoritarias en el Partido Republicano moderno.

De modo que, en la práctica, el gobierno trumpista está resultando ser un gobierno republicano como otro cualquiera, pero con una gestión (mucho) peor. Lo que me lleva de nuevo a la pregunta inicial: ¿tiene alguna importancia la atroz personalidad del hombre al mando?

Yo creo que sí. Puede que la esencia de las políticas de Trump no sea muy distinta en la práctica. Pero el estilo también importa, porque condiciona el clima político general. Y lo que ha traído consigo el trumpismo es una novedosa sensación de empoderamiento para los aspectos más desagradables de la política estadounidense.

A estas alturas, ya existe todo un género en los medios de comunicación dedicado a retratar a los seguidores de Trump (hay incluso versiones paródicas). Ya saben a qué me refiero: entrevistas a blancos rurales con mala suerte que se disgustan cuando se enteran de que todos aquellos liberales que les advertían de que las políticas de Trump les perjudicarían tenían razón, pero siguen apoyando a Trump porque creen que las élites progresistas los miran por encima del hombro y los consideran estúpidos. Vaya.

En cualquier caso, algo que los entrevistados suelen decir es que Trump es sincero, que no tiene pelos en la lengua, lo que podría parecer extraño teniendo en cuenta lo mucho que miente sobre casi todo, tanto en el plano político como en el personal. Pero lo que probablemente quieran decir es que Trump expresa de manera abierta y sin arrepentimiento el racismo, el sexismo, el desdén por los "perdedores" y demás sentimientos que siempre han sido una fuente importante de apoyo conservador, pero que durante mucho tiempo eran cosas de las que, supuestamente, no se hablaba abiertamente.

En otras palabras, Trump no es un hombre sincero ni un tipo atrevido, pero posiblemente sea menos hipócrita que los políticos convencionales respecto a los motivos ocultos que subyacen tras su visión del mundo.

De ahí la afinidad hacia O'Reilly, y la aparente sensación de Trump de que las noticias sobre los actos del presentador de televisión son un ataque indirecto contra él. Una manera de contemplar Fox News en general, y a O'Reilly en particular, es pensar que ofrece refugio a gente que busca una reafirmación de que sus impulsos más violentos están, de hecho, justificados y son perfectamente correctos. Y una manera de contemplar la Casa Blanca de Trump es pensar que intenta ampliar ese refugio a todo el país.

Y la gran incógnita sobre el trumpismo —más importante, posiblemente, que su programa legislativo— es si la indignidad sin remordimientos es una estrategia política vencedora.

Paul Krugman es premio Nobel de Economía.

© The New York Times Company, 2017.

Traducción de News Clips.